Ir al contenido principal

FÚTBOL




Es como en el amor,
que si tienes la pelota y amagas, regateas,
la sobas, no arriesgas, no disparas;

al final viene otro y se la lleva.





Esteban Pérez Sánchez   10.07.2018

Comentarios

Entradas populares de este blog

CANCIÓN DE INVIERNO

Son bailarinas las ramas, en la quietud esperan a las miradas para precipitar su cansancio en el rocío y nos muestran que son bellas las lágrimas, cuando danzan.

Entre la sombra blanca del almendro, la azulina de las violetas, el amarillo de la retama, alguien llora; el tiempo, la mañana, el invierno, un hombre, alguien que no baila.




Esteban Pérez Sánchez1.1.2018

MISTERIO

Nos miramos, sin preguntarnos quién falta, luego nos amamos, intentando vernos en cada parpadeo que nos hace libres de ese misterio.



Esteban Pérez Sánchez1.12.2018

TENEMOS QUE HABLAR

TENEMOS QUE HABLAR

Una serie de catastróficos relatos



QUIERO HABLAR CON LA MADRE DE FREUD




1

Quiero hablar con la madre de Freud.


Alguna vez lo hablé con mi hermana, después, sobre lo siguiente.
Es escorpio, como yo, nacimos en noviembre; la princesa destronada vio la luz  cuatro años antes. Para mis padres, en aquellos tiempos de hambre de todo, el síndrome de los destronados era algo no tabú, como hablar de la república, o no ensalzar el alzamiento de los nacionales, o recordar a los vecinos, que desaparecieron en noches de paseos eternos, en conversaciones de bis a bis, o silenciar las siete penas de muerte del abuelo, por ser socialista y cuyo “pecado” fue asistir a una reunión sindical de la azucarera, donde trabajaba, un día 19 de julio y, por un chivatazo, terminar en la cárcel. Siete penas de muerte conmutadas en el último momento, hasta que decidieron que purgara su rojerío durante siete años en el Penal del Puerto de Santa María. El síndrome de los destronados no era tabú, simplement…