viernes, 11 de agosto de 2017

Y OTRO POCO VIENTO DE ESPEJO



Pasean las nubes por los tejados
y las luces del día son un poco de ceniza
y otro poco viento de espejo.
Paseo por el sabor de las ausencias,
sin sentido, perdido en otras mañanas,
en otras noches que nunca fueron tardes.
Paseo por tu cintura preñada de tiempo,
me recuerdo manos pariendo caricias,
construyendo un jardín en ti para las violetas,
para que viésemos lirios en el alma de los juegos,
para que la infancia siguiese en nosotros
y estabas tan espléndida perdiendo las rosas
mientras te columpiabas en mis brazos,
que no me di cuenta que te dabas cuenta
que los pétalos de sangre éramos nosotros
y hubo rosas blancas, como blancos los lirios,
como blancas fueron las violetas.
Es tan despiadado el mar cuando se hunde
en ese magisterio del silencio, tan ahogado,
tan hondonada de gritos, tan incomprensible
y veo como pasean las nubes por los tejados
y las luces del día son un poco de ceniza
y otro poco viento de espejo.

Esteban Pérez Sánchez 11.08.2017



No hay comentarios: