lunes, 7 de agosto de 2017

SÉ QUE LA FANTASÍA ERA EL SOSIEGO DE DESPUES



Sé que la fantasía era el sosiego de después,
que serenamente entre el pecho escuchaba
un ahora entre dos distancias y un abrazo,
como si nunca existiese una primera vez.

Te sentabas en el borde tus ojos y tu piel de hierba,
con más de mil lluvias, era una noche de olvido
en el que no cabíamos nosotros y te abrazaba
como si nunca existiese una última vez.

Como pétalos de caricias rojas era el silencio,
una enredadera de otoño sobre el balcón de la vida,
un calendario de lunas era el eco de la noche,

como si nunca hubiéramos existido.

Esteban Pérez Sánchez  7.8.2017

No hay comentarios: