miércoles, 9 de agosto de 2017

LUGAR





Lugar
el vestido entre el tiempo de nuestra piel.
No se lo digamos a nadie,
que no sea un secreto.

Después te vi dormir,
tu cabello en la almohada y la luz de la noche
sobre la mesilla y unas horquillas y un móvil
jugando a ser un semáforo en verde para el pasado,
pensaba en tu trenza,
era una forma de parar el tiempo
y de despeinar los deseos.

Antes,
nos desaprendimos en una ira salvaje e irracional,
comprendiendo que el mundo no nos necesitaba.


Esteban Pérez Sánchez  9.8.2017


No hay comentarios: