viernes, 9 de junio de 2017

ESCUCHA






Escucha, es como una canción de noche,
como una superficie de naranjos y silencio,
escucha, como podemos conversar con la piel
con esa fragancia tan densa del calor y del mar,
la acidez de la sal y los manzanos
y el viento de las encinas resguardado entre los arenales,
escucha, como se mecen las olas, como amándose,
son la esencia de la tierra y del fuego,
escucha, es como si buscasen acantilados
para parir espuma, para chocar las vidas,
para brindar con un vino joven la fruta del tiempo,
escucha a las velas como son lunas en la piel,
da vueltas a los siglos de ausencias,
a las renuncias del amor, a las indiscretas soledades,
da vueltas en torno a los amantes que van siendo ceniza,
da vueltas a las dudas mientras te vistes,
mientras despliegas el velamen y sin olas,
te inventas un hogar y escucha, escúchate,
mírate y mírame tan desamparados en nosotros,
tan cerca y tan lejos, escucha, escucha como vas partiendo,
como te vas alejando de todos los puertos,
como te vas olvidando en ti mismo.

Esteban Pérez Sánchez   9.06.2017



No hay comentarios: