martes, 9 de mayo de 2017

NO QUISE PREGUNTARTE






No quise preguntarte,
tu sonrisa era de silencio y luna,
de noche con mi piel y mis deseos
y nos mirábamos felices,
sabiendo que éramos ya un viento fugitivo,
un hola desgastado entre vestidos rotos,
un adiós de sexo mal parido y sin embargo
tan perfecto como los dioses de tu boca.
No quise preguntarte,
nuestras manos enlazadas como hiedra humana,
brotando en un jardín de cama con columpio,
en un vaivén de te quise y aun te quiero,
como si fuésemos los hijos de la ira de la noche,
la última venganza de una guerra de sentidos.
No quise preguntarte,
tu silencio era de silencio y luna
y teníamos la respuesta del otro.

Esteban Pérez Sánchez  9.05.2017




No hay comentarios: