jueves, 20 de abril de 2017

TOCAR MADERA




Hace tiempo que no saco paisajes de vuelta,
que viajo sin billete y monto con los trenes en marcha
y que el destino es un argumento que tiene
la piel dulce de una ciudad con su mirada
y lo amargo de viajar sin su equipaje por el tiempo.

Hace tiempo que no toco madera y que la suerte
se define en su nombre y su ausencia,
que devuelvo miradas pasajeras sin olvidos
y me acuesto con mujeres sin memoria
y me desnuda la vida y desnudo la muerte.

Hace tiempo que no toco madera, que soy piedra,
que tengo los sentidos en una lágrima de luna
y cuando llueve paseo entre relojes rotos de estaciones
y aunque sepan eso de viajar ligeros de equipaje
la gente son maletas llenas de esperanza
y tocan madera, por si acaso, cuando quieren.

Esteban Pérez Sánchez  20.04.2017


No hay comentarios: