martes, 18 de abril de 2017

NO SE ME OCURRE NINGUNO






Te peinaba, mientras el viento nos hacía en los recuerdos
de otras tardes de lluvia, de otros amores
y sin negarnos lo pasado y  mis dedos entre tu cabello
te preguntaba por tu silencio más estremecedor
y me dijiste “no se me ocurre ninguno”
y recogí tu pelo, como quien recoge un siglo de caricias
y te dije que llovía y desde atrás giré tu cara suavemente
y dejé un beso en tus ojos, como quien deja un adiós
en una sonrisa y un hola en los labios.
Te peinaba, sin prisa, lentamente,
sabiendo que podríamos ser el silencio del otro,
que cualquier otra tarde, el viento golpearía
en los cristales de la vida, que habría lluvia en tus ojos,
que otros labios besarían tu pasado
y me preguntaste, como si todo el futuro nos esperase
en la respuesta, cuál era mi silencio más estremecedor
y te dije “no se me ocurre ninguno”
y seguí peinándote, reteniendo cada segundo en ti,
en esa fragilidad que tiene lo eterno.

Esteban Pérez Sánchez 18.04.2017



No hay comentarios: