domingo, 16 de abril de 2017

NOS MIRAMOS




Nos miramos, como preguntándonos
qué libros no habíamos leído
o de qué sonrisa estábamos huyendo,
me gustó oler el dulce pecado de tu cabello,
buscando en ellos el tiempo que nunca perdí
o leer el texto de tu piel incitando a la normalidad,
el besarte sin prisa, sin ninguna referencia a lo maldito,
los dos sabíamos que éramos olvido antes de encontrarnos,
los labios de cerveza, la humedad del mar y de tu sexo,
ese querer formar parte de nada eterno,
sin ser personajes de páginas marcadas,
ni protagonistas de películas con finales felices,
el quedarnos ahí, donde la vida brota,
sin escucharnos las lágrimas, ni los gritos, ni las soledades,
como si fuésemos tan vulgares como todos.
No hubo un adiós, al menos pretendido,
sólo algunas miradas rotas y la levedad de los abrazos,
como temiendo poder quedarnos en uno de ellos para siempre.
Nos vimos marchar entre las bambalinas del tiempo
mirándonos, como queriendo respondernos,
como queriendo decir qué libros, qué poemas nos gustaban,
o qué huíamos de otras sonrisas y de nosotros mismos.

Esteban Pérez Sánchez  16.04.2017


No hay comentarios: