sábado, 15 de abril de 2017

CINCO SENTIDOS






Una vez me dijiste que un abrazo
era bailar con todos los sentidos.
Abro la ventana por la noche y el viento
me trae el tacto y la humedad de la luna
y me sumerge en una bruma de tiempo y silencio,
sólo gritan mis dedos buscándote la esencia de la vida.
Sirvo dos copas de vino y me impregno
de todas las cosechas del deseo,
del afrutado sabor de las uvas de tus pechos
a las viñas marcadas por las uñas en la espalda,
el decantar el tiempo en la copa de tus labios,
esa liturgia del color de sangre y sus heridas y la muerte,
la vainilla mezclada con el roble y la acidez de tu sexo;
alguna vez emborrachamos la esperanza.
Luego apago los ojos de la casa,
me conozco de memoria mis olvidos,
ese leerte en penumbra los éramos una vez
tan ciego de ti.
Una vez me dijiste que un abrazo
era bailar con todos los sentidos;
no quiero que escuches nunca mi tristeza.


Esteban Pérez Sánchez  15.04.2017


No hay comentarios: