miércoles, 1 de febrero de 2017

SÉ QUE ERA ENERO




Sé que era enero,
tomaba un café y me recordaba en el mar
y no existías tú y no existía yo,
tan sólo un viento marinero anclado en la arena,
un mediterráneo grisazul,
una lluvia sin arco iris,
un atardecer decadente en el paisaje
y la soledad era extraña y dulce como una sombra de agua,
como una noche con piel de amor que pensaba por mí
y me llevaba por el paisaje, por las calles estrechas,
tus piernas, tu ombligo, tu seno, tus labios, tu cabello
y besaba tus ojos y tu frente y tu sexo
y no existías tú y no existía yo,
sé que era enero,
que la noche fue larga hasta romperme en el tiempo,
que amanecí en la playa de tu vientre,
sin preguntas, sin respuestas, con la luz del silencio cómplice,
buscándote como te busco ahora,
encontrándome como me encuentro ahora,
junto al mar, recordándome en ti,
anclado en la arena con el viento marinero,
entre un rumor de olas y soledades
y no existías tú y no existía yo

“A Mía”  1.2.2017

Esteban Pérez Sánchez

No hay comentarios: