miércoles, 15 de febrero de 2017

ESE SENTIR QUE TE PIERDO CUANDO CIERRO LOS OJOS



Ese sentir que te pierdo cada vez que cierro los ojos,
la herida de la calle debajo de la lluvia
y antes de las nubes el tiempo, qué tiempo era,
miro las casas,  las calles, la gente con sus prisas,
alguno con no tanta que parece en espera de que llueva,
seguro es de los míos, de los locos razonables,
miro los tejados, a los abuelos en busca sus olvidos
y te siento en el viento dulce de una ciudad que amo
y en una calle cualquiera, por ejemplo, por la que tú pasas,
me detengo, me paro, me revoluciono, me te quedas,
y esa calle son todas las calles del mundo,
todas las calles del mundo para ella
y explicado, más o menos, algunos inconvenientes del poema,
decir que estaba en ese sentir de que te pierdo
que decía al principio cada vez que cierro los ojos
y llueve y es una lluvia esperada en la ropa, en el cabello,
en los zapatos húmedos, en la desnudez del silencio
y llegas y pasas y sigues pasando y después sigue lloviendo
y hay lluvia en los labios de agua roja y el viento
sigue siendo dulce y he cerrado los ojos
y temo abrirlos y que no estés
y qué sólo sea la lluvia quien me abrace.



“A Mía”  15.2.2017
Esteban Pérez Sánchez


No hay comentarios: