miércoles, 8 de febrero de 2017

ANTES LO APUNTABA TODO








Antes lo apuntaba todo;
las lista de la compra y lo que no compraba,
las especies de árboles de las calles por donde te seguía,
castaños, cuidado con ellos en septiembre,
acacias, álamos, sauces, entre ellos desaparecías y lloraba,
los árboles ya me conocían
aunque nunca me llamaron por mi nombre,
tú, sabías que iba detrás de ti,
incluso silbabas la misma canción que yo,
incluso girabas la cara y sonreías
cuando notabas el ruido de los charcos en mis pies
-todo por mirar la luna de tu pelo-

Todo lo anotaba;  los días grises, los azules, tu sonrisa,
tus miradas a mis zapatos embarrados,
los días que llovía, la tarde del primer beso
el primer poema que te escribí.

Ahora, ahora ya no anoto nada,
llegas y me plantas en las narices la lista de la compra,
la factura de la luz, el gas, la ropa de los siete niños,
la hipoteca, el seguro de los muertos,  los colegios,
los teléfonos la televisión por cable, el Internet
y vale, sí, te empotro contra la pared cinco minutos
porque el pequeño llora y el tercero tiene gripe
y el resto llega en cualquier momento,
si es que no están tomando nota de lo que hacemos
y salgo a respirar por las calles donde te seguía
y es septiembre y una castaña me da en la cabeza
y hay álamos con hojas plateadas
y acacias con sombras sin verano
y miro al sauce como llora
y meto los pies en cualquier charco

y miro mi piel

y te echo de menos.


"A Mía" 8.2.2017


Esteban Pérez Sánchez

No hay comentarios: