jueves, 1 de diciembre de 2016

ESA CIERTA CALMA

ESA CIERTA CALMA









Esa cierta calma,
como una infinita brevedad
etérea y dulce,
preludio de todas las guerras,
esa cierta calma
de piel y piel
cuando la noche se incendia
y hay una parábola de nubes y fuego
y la luna te besa la espalda
con un sabor de arena en los labios.

Esa cierta calma,
casi clandestina, casi ajena,
que habita cuando juntamos todos nuestros mundos
o nos quitamos la vida mil veces

porque no podemos quitarnos de la cabeza.


Esteban Pérez Sánchez





No hay comentarios: