jueves, 22 de diciembre de 2016

ERA LA INERCIA DEL DÍA EN LA PIEL







Era la inercia del día en la piel,
el tiempo pasaba páginas
y el viento arrastraba hojas y un algo de melancolía,
sentí el mar en su espalda,
como si fuese una marea inquieta
y la abracé los vaivenes del oleaje de los deseo,s
sabiendo que no me importaba naufragar,
hundirme entre las aguas,
chocar hasta morir mil veces en sus acantilados,

nunca  habrá muerte con más vida

y era la inercia del día en la piel

y el tiempo pasaba páginas.


"A Mía"  22.12.16

Esteban Pérez Sánchez 

No hay comentarios: