sábado, 12 de marzo de 2016

ESE VUELO DE LA TARDE




Ese vuelo de la tarde,
como golondrinas sin viento,
alada la espera de la noche,
me paro en una calle cualquiera de la vida
y pienso en no pensarte.

No sé si estoy lejos de casa,
si el mar es mi refugio,
nunca hui de ningún lugar,
siempre morí allí donde estuve,
en cada ola de trigo,
en cada marea de amapolas,
en la arena de tu piel.

Que siempre me regresa
ese vuelo de tarde
y es el único regreso
mientras me olvido de mí
en cualquier palabra,
en cualquier sonrisa.


Esteban Pérez Sánchez



2 comentarios:

Yayone Guereta dijo...

Mientras llega la noche y en ella, morir un poco más.

Saludos.

Anónimo dijo...

En un silencio
se escondió
mi sonrisa
Soy esa palabra
que espera la noche
para refugiarse
de un olvido
Ser vacío de un Mar
Recuerdo azul
y olor a vainilla
Olvido de un tiempo
Colores y calles
de Viento
Ser olvido de
unos días
en qué fui
ola de sal

-AZUL-