viernes, 13 de noviembre de 2015

ANTES QUE LOS HOMBRES APRENDEN A MORIR LAS COSAS



Antes que los hombres
aprenden a morir las cosas

Las raíces liban de nuestra sed y se entierran
en una retirada perfecta de la vida
que nos da a escoger la flor más hermosa

Así son las vistas veladas del interior
la luz enemiga de las entrañas
el adorno más sobrio del sentimiento
el vestigio de un puerto de arribada

Antes que los hombres
aprenden a morir las cosas


Esteban Pérez Sánchez


No hay comentarios: