lunes, 29 de junio de 2015

¡QUÉ CRUELDAD!

¡Qué crueldad!




Mi madre canturreaba canciones,
hacía dúos con la radio.
Estaba pensando en cómo quemar
un fuerte con los soldados dentro
y yo con los Apaches fuera
y escuché lo siguiente,
a radio y madre al mismo tiempo:

“Tengo que hacer un rosario
con tus dientes de marfil
para que pueda besarlo
cuando esté lejos de ti”

Recuerdo que dejé lo indios,
que desde entonces tuve miedo a enamorarme,
no me veía besando dientes de alguien en la distancia,
luego comprendí, con los años, que era una metáfora;
joder con las metáforas.

Ha cambiado todo en tantos años,
qué se mueran los feos,
¿no es una metáfora  eh?
es una vieja canción,
tanta crueldad había entonces, tanta.

Ahora, estoy escuchando a Chavela,
“cuantas luces dejaste encendidas
yo no sé cómo voy a apagarlas”
y ojala que nos vaya bonito,
porque el precio de la factura de la luz se las trae,
mejor dicho nos lo llevan,

Tal vez a media luz…
“y todo a media luz
crepúsculo interior”
-Esta vez canto yo-
Corrientes ,3 4 8
Y no es mi dirección
¡Qué crueldad!

Esteban Pérez Sánchez 

No hay comentarios: