sábado, 30 de mayo de 2015

A VECES VAMOS AL INICIO DE LA HISTORIA

"A veces vamos al inicio de la historia"





A veces vamos al inicio de la historia
y no hay nadie.
Recuerdo, me contaron hace tiempo,
que en la creencia de estar todo preparado
un martes salió de casa en un arrebato rabioso
y como era temprano para ser miércoles
se pasó todo el día yendo y viniendo,
hasta agotar de esperas su paciencia,
y como hacía frío se anudó a una garganta
y pensó en ahorcarse pero no le hizo mucha gracia
y entonces se abandonó a sus circunstancias,
el martes tomó unos cafés y anheló algunas piernas,
se echó una siesta y despertó apesadumbrado
pensando que era un lunes por la tarde,
pero era martes, casi noche, casi verdad.
Y a las doce en punto de la noche,
cuando la libertad cabalgaba en sus sentidos,
se encontró un zapato de cristal de alguien que corría,
vio ratones, calabazas, bellas, bestias, sapos, príncipes,
madrastras, tres esposas, hijos  hermanos,
 tíos, sobrinos y demás familia,
escucho gritos de una chica que se quejaba de unos guisantes
gentes comiendo perdices, sonidos de una flauta,
una abuela reñía a una niña de rojo y un lobo fumaba
y alguien de madera le dijo que mañana era domingo.
Y el martes, con un zapato de cristal de la mano,
volvió al inicio de la historia
y no había nadie,
no había nadie.


Esteban Pérez Sánchez 





No hay comentarios: