martes, 28 de abril de 2015

PLAZA DE LA LOCURA A NO SÉ QUÉ HORA

"Plaza de la locura a no sé qué hora"










Plaza de la locura a no sé qué hora,
la noche se ha puesto azul y solitaria,
garbea una muchacha sobre el asfalto,
no me hago caso y pienso en mi sombra.

Sólo los taxis en la parada y  el BUS
y no acusa revisión de madrugada el eco
y el día siguiente repite su paso, uno tras otro.
Puede que amanezca en cualquier momento.

Nadie escribe sobre las paredes, sólo
unos cuantos anuncios en las vallas permanecen,
publicitan las ganas de un mañana improbable.
Menudo poema de día, enciendo un cigarrillo.

La niebla pasa rozando la frente,  puede
que la humedad diluya la sangre de los cuerpos
o qué acaso el frío quede inmerso en las cabezas.
Por si acaso muero un rato y sufro la risa.

Plaza de la locura a no sé qué hora,
la noche se ha puesto a parir una madrugada,
la luna se ha vuelto intensa y blanca y besa
la acera encharcada de pies que se alejan.


Esteban Pérez Sánchez
        


No hay comentarios: