martes, 10 de marzo de 2015

ESTIMADA PROFESORA DE LENGUAJE





ESTIMADA PROFESORA DE LENGUAJE

Estimada profesora de lenguaje:
Después de más de tres décadas pasadas
me acuerdo más de sus piernas y sus faldas
que de los artículos, verbos y preposiciones,
ese cortar flores sobre la tierra macilenta,
leer a Góngora a eso de las cuatro y media,
sacar punta a los lapiceros de madera
y dejar un rastro de hollín en los cuadernos,
mis eternos compañeros, por qué la infancia
es algo eterno, siempre jugaban a hacer
estructuras y matemáticas en sus clases,
también hice lo mismo con las ciencias
que tienen ciertas querencias hacia las letras,
al caso es que luego de tanto tiempo añoro
la sutileza precoz de aquellas piernas
y por qué no la edad infantil que nada asegura
igual que ahora

Esteban Pérez Sánchez










No hay comentarios: