martes, 19 de marzo de 2013

TAL VEZ UNA OBRA DE TEATRO Acto I Despacho de un psiquiatra. Paciente - ¿Por qué estoy loco doctor? Doctor- Podríamos utilizar un adjetivo más coherente, no creo que la palabra loco pueda definir lo que le afecta. Paciente- Pero si la palabra loco tiene un significado que me encanta Doctor- Eso es sin duda alguna muy interesante ¿podría explicarse de forma más amplia? (se recuesta en su silla y con el bolígrafo y un papel comienza a hacer como si anotara algo, en realidad hace dibujos sin un sentido aparente) Paciente- Pues mire usted, o, mejor escuche, según la academia española de la lengua el adjetivo de loco lo explican que es quien tiene trastornadas las facultades mentales escrito en singular y al final ponen una ese por si se quiere pluralizar. Ocurriría lo mismo si definiesen psiquiatra. Doctor- Loco y psiquiatra con el mismo significado, interesante, interesante, y eso ¿por? Paciente- Digo que ocurriría lo mismo con lo de la ese, si se pluraliza también esa acepción. Doctor. ¡Ah! (da un suspiro y vuelve a acomodarse en su silla) Volvamos a eso de que decía que le encantaba ese adjetivo. Paciente- (Respira profundo) Loco también es sinónimo de significados maravillosos, por ejemplo está loco de alegría, loco de amor… Doctor- (Cortando la conversación) ¿Cree usted en el amor de los hombres? Paciente- ¿Esta usted casado? Doctor- Sí (contesta dubitativo) Paciente- Entonces sólo si recuerda cuando era novio o tiene ahora una amante puede comprender. Doctor- (tosiendo) Pero eso que dice (intentando variar el rumbo) suena muy bien. Se le nota que dentro de usted arraiga la felicidad. Paciente: Doctor, puede que esté loco pero para admitir la existencia de la felicidad en la vida hay que tener un desconocimiento vital del entramado ideológico de los sentidos que nos imponen los poderes fácticos y eludir la responsabilidad de reconocer que la utopía impuesta también por un orden educacional al servicio de una sociedad garantista simplemente de la economía nos hace tener una existencia monótona que nos lleva a ningún sitio, bueno sí… sólo a cumplimentar a esos poderes. Doctor- ¿Se está tomando la medicación de forma habitual? Paciente- De forma habitual y un poco hasta las narices, por no mencionar los atributos masculinos, de tomar tantas pastillas. Doctor- ¿Considera su nariz un atributo no masculino?

2 comentarios:

Sandrajtem dijo...

Interesante y entretenido relato.

Cassiopeia en twitter @Mir _Rodriguez dijo...

Vaya la sorpresa del psiquiatra al recibir una respuesta con condimentos sociológicos, antropológicos, macroeconómicos, filosóficos y deontológicos del pobre paciente.
¡Me encantó!

MIR