viernes, 23 de abril de 2010


Es muy difícil tratar de explicar por qué se deja escapar algo hermoso, real, lleno de amor, fantasía, dulzura, cariño y ternura Por eso decido que algunas situaciones sean en mi vida olvidos, a sabiendas de que lo hago para no olvidar nunca en mis siempres.

1 comentario:

Sandrajtem dijo...

A veces somos unos simples sacos de peras, no hay otra explicación. Le torcemos la mano al destino o quién sabe, no nos atrevemos a torcerla.
Mucha verdad en pocas palabras.