miércoles, 22 de noviembre de 2017

REALIDAD



No hay viento y la veleta del tejado gira,
caen nubes y la lluvia se queda arriba,
la sombra es una ave de ceniza
y los rayos del sol aletean sobre el asfalto,
una pompa de jabón sopla a una niña;


miro mis manos, como si hubieran acariciado siempre.




Esteban Pérez Sánchez  22.11.2017

martes, 21 de noviembre de 2017

ME CONTABA LA VIDA




Me contaba la vida que entonces
habría un ahora como este,
sombrío de otoño, con rosas que saben
a mañanas pasajeros, a últimas copas,
En aquellos tiempos vivía, tal vez en un beso,
desnudando la lluvia entre un cabello de sal
y, puede, que con nostalgia de futuro,
ahora, es la noche incipiente la que escribe,
como una hoja más cayendo entre el viento
sin importar la tierra donde se pose,
sin que importe la cama donde duermas,
sin que importe el nombre de quien amas.
Me contaba aquel tiempo qué entonces
y, ahora, conozco la verdad que desconoce
el ahora de tantos ahora.
Me contaba la vida que entonces
y ya no la escucho, tan sólo intento sobrevivir
a otra noche, como si fuese el comienzo

de todo lo que termina.

Esteban Pérez Sánchez 21.11.2017 

ENCUENTROS




Su puerta con rosas, margaritas, yerbabuena,
su vestido con las llaves puestas y un timbre
que sonaba a campanadas de luna
y a violetas de alba.

A veces, la disposición de ciertas circunstancias
hacen que la realidad parezca desfigurada.


A veces, la vida incita a entrar en ciertas abstracciones.



Esteban Pérez Sánchez  21.11.2017

lunes, 20 de noviembre de 2017

NADIE




La habitación vacía,
unas telarañas juegan a ser espacio,
la luz del mediodía resquebrajada en otras luces
y el eco de la oscuridad recogido en el suelo,
como sombras chinescas del olvido,
también la calle se quedó vacía,
vacía de manos,
vacía de caricias,
la complicidad del viento te lo recuerda,
como si fuese todos los labios que has besado,
como si ninguno hubiese existido,
como si fuese la misma habitación,
como si fuese las telarañas

o la luz y las sombras o nadie.

Esteban Pérez Sánchez  20.11.2017

domingo, 19 de noviembre de 2017

EL MAR MUERE EN UNAS MANOS




El mar muere en unas manos.
Ella cierra el candado que simboliza el amor,
él, la mira,
paso a su lado,
igual no saben que la vida es el cementerio del amor,
sonríen y se besan,
algún día les abandonará hasta su casa,
después de haber parido uno o dos silencios.
Sin saber por qué me abrazo a la brisa
y sonrío,
igual es porque envidio su inocencia,

o quizá es porque ya conocen el futuro.

Esteban Pérez Sánchez  19.11.2017

sábado, 18 de noviembre de 2017

SOMBRAS



Va el sol de vez en cuando
y reposa en sus maderas,
algunas parejas se besan ahora allí,
entre un eco de olvido y hojarasca.
El tiempo no tiene propiedades;

el olvido sí.

Esteban Pérez Sánchez  18.11.2017

viernes, 17 de noviembre de 2017

CITA




Algunas veces quedo conmigo,
son esas citas a las que te cuesta ir,
lo hago disimulando la contrariedad con una sonrisa,
como si no pasara nada.
Habrá conversaciones, las de siempre,
no hablaré de ti, aunque seguro se me notará
en algunos silencios, te preguntaré por la vida,
y habrá un eco de distancia
y, me mentiras y lo sabré, siempre ha sido así,
es como si conociese tus noches,
es como si desconocieras mis olvidos.
Algunas veces quedo conmigo
y es inevitable desconocernos
hasta que nos digamos adiós 
y la sonrisa desaparezca.

Esteban Pérez Sánchez  17.11.2017


jueves, 16 de noviembre de 2017

COLATERAL




La plaza, las palomas, las migas del tiempo,
el hambre de los días,
alguien se sienta en un banco,
hay aleteos de cuentos viejos,
las aves picotean cada segundo de la vida,
los niños persiguen el vuelo de la muerte
y gritan alegres y sonríen;

ellos no saben que hay más guerras que palomas.

Esteban Pérez Sánchez 16.11.2017

miércoles, 15 de noviembre de 2017

DE PRINCIPIOS Y FINALES




Al principio buscas adornos;
algo como una tarde de lluvia,
el sabor a hojarasca y café,
algunas tribulaciones de la noche y las soledades,
pero al final, te acaba gustando más la gente
que lleva mordiscos del mundo,

que las que se lo quieren comer.

Esteban Pérez Sánchez  15.11.2017 

martes, 14 de noviembre de 2017

HOJAS




Te quedas mirando las hojas que caen.
Pasan autobuses,
en ellos siempre hay niños que lloran,

aprenden a ser otoño.


Esteban Pérez Sánchez  14.11.2017

lunes, 13 de noviembre de 2017

NOTICIAS




A los niños
incluso las peores noticias
se las dan con una sonrisa.
Cuando vengas o vaya
y tengamos que decirlo,
que sea con el gesto serio,

que no nos pille desprevenidos.

Esteban Pérez Sánchez  13.11.2017


domingo, 12 de noviembre de 2017

LA FIESTA DE TI



Llevaba el rostro del tiempo,
no me gusta mirarme en los espejos
y un escaparate me dijo ¿Dónde vas así?
Eché de menos las piedras en el suelo
y seguí caminando.
La gente aún se viste de domingo,
nos cruzamos las pieles como amigos de la indiferencia,
no sabían que volvía de la fiesta de ti,
tal vez el viento jugando con la hojarasca,
tal vez la vida abrazando los vacíos,
tal vez el no saber quién soy cuando me echo de menos;

puede que sea ya invierno en los sentidos.


Esteban Pérez Sánchez  12.11.2017

sábado, 11 de noviembre de 2017

ELIGES LA ROPA PARA HOY



Miras en el armario
para ver que ilusión te pones hoy,
no descartas el traje de los funerales,
algo gris que rime con este otoño,
estás de mala hostia, te dices,
recuerdas la ropa de otros tiempos,
también la de la desnudez contigo,
revuelves el tiempo, como el desorden de los cuerpos
y sonríes

y eliges la de mañana.

Esteban Pérez Sánchez 11.11.2017

viernes, 10 de noviembre de 2017

APRENDER




Los niños salían llorando del colegio,
las madres los llevaban arrastrando a casa,
un coche frenó en mitad de la calle
para dejar pasar una sombra de invierno,
yo, te cogí la mano y te pedí de rodillas
que si querías dejarlo conmigo,
aún escuchábamos el llanto de los niños
que querían seguir aprendiendo

lo que no pudimos desaprender nosotros.


Esteban Pérez Sánchez  10.11.2017

jueves, 9 de noviembre de 2017

CARICIAS





Un rayo de luz se posó entre el ramaje de tu cabello,
las acacias y los arces lo comentaron,
parieron palabras de hojarasca
y otoños desnudos de tormentas.

Sentado en al alma del tiempo,
fui los relámpagos de todos los silencios.

la sombra de todas las caricias.

Esteban Pérez Sánchez  9.11.2017

ME RECONOZCO





Me reconozco,

cuando tu nombre está en mis labios,
cuando entre las sombras de la noche
me olvido en otra boca
y el silencio es frío.

cuando miro hacia atrás,
cada vez que no te abrazo,


me reconozco.

Esteban Pérez Sánchez  9.11.2017

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Y CALLARÉ




Haz como si no me estás mirando,
como si estuviese desplegando mi equipaje
entre tu cabello, como una caricia de adiós,
haz como si los labios fuesen nidos de sonrisas,
como si fuésemos un hola de la piel
y no digas nada.

Haré un día de lluvia,
en silencio miraremos las nubes de café,
dejaremos los paraguas cerrados en el alma,
como si nunca te hubiera besado,
como si el tiempo fuese una mentira más,
como si en los cristales de la vida no golpeasen las gotas de agua

y callaré.


Esteban Pérez Sánchez  8.11.2017

martes, 7 de noviembre de 2017

HILO




Hilo,
los camellos pasan por el agujero de la aguja,
me descoso algunos dioses,
hay demasiado asfalto y niños sin barro en los zapatos.
Se lo digo a los hombre con la mirada,
nadie escucha,
nadie cose,
nadie es ya herida,
no hay nubes pero construyo un arca

donde quepa todo aquello de lo que no nos arrepentimos.

Esteban Pérez Sánchez  7.11.2017

lunes, 6 de noviembre de 2017

SOY




Soy, asomado al balcón, cuando la noche
anida en el refugio de quién era, tiempo
que premedita la insolencia de lo que fui,
ahora, sólo realidad. El presente es la única realidad,
poco importa la mentira o la verdad del ayer.
Soy, eres, me digo, reconciliando lo que queda
de este ahora y acaricio los geranios otoñales,
lacios, desnudos de luna y otoño, ellos saben

lo que soy, asomado al balcón, cuando la noche.

Esteban Pérez Sánchez

domingo, 5 de noviembre de 2017

ANTES DE TU DESNUDEZ




Antes de tu desnudez
desabroché una gota de lluvia,
una hoja de acacia,
un segundo de otoño,
unas mariposas hablaban entre mis dedos y tu espalda.
Antes de tu desnudez nos miró el silencio,
nos callaron los vacíos de nuestras soledades,
nos gritó el tiempo otros nombres.
Antes de tu desnudez conocíamos el después;

ese vernos vestir mientras la vida huye.

Esteban Pérez Sánchez   5.11.2017

sábado, 4 de noviembre de 2017

EL CIGARRO




Me lío un cigarro,
recuerdo la bofetada de mi padre,
lo enciendo,
nunca tuve que decirle que me oliese el aliento,
tal vez quería oler a hombre,
no hablar sólo de los goles que no había marcado
o del beso con la vecina,
igual la bofetada era por eso, nunca se sabe,
Que complicado es ser niño,
ahora ya no tengo apenas imaginación,
exhalo el humo, comienza a llover,
una gota cae en mi cuello, estremece y sonrío;

es mi madre que me riñe por no estar besándote.

Esteban Pérez Sánchez  4.11.2017


viernes, 3 de noviembre de 2017

TE VISTES




Te vistes con la desnudez hasta el cuello,
hace frío, joder -dices-
te asomas a la ventana, hay un sol de nieve,
a veces el tiempo está más perdido que nosotros,
no entiende de intenciones.
La miras, sobre la cama, como calculando el deseo,
la vida no entiende de tallas, ni de sombras,
luego te dejas caer como una hoja sin viento,
como un otoño de fresas y de agosto,
junto a ella.
Hace frío, joder –dices-
y amas lo que no tienes
después de guardar lo que te pusiste

en el soliloquio del armario.

Esteban Pérez Sánchez  3.11.2017 

jueves, 2 de noviembre de 2017

CUÁNTAS CONVERSACIONES NOS DEBEMOS



Cuántas conversaciones nos debemos,
pregunta el silencio,
cae un leve sol de otoño sobre las hojas,
tal vez es la verdad de la que huimos,
las sombras abigarradas de los arces
se vuelven a juntar con las hojas sobre el asfalto.
Puede que la vida sea así,
el deseo de volver a ser.
Hay coches al lado y personas  que saben que son silencios,
nos miramos de forma fugitiva,
nos preguntamos cuántas conversaciones nos debemos
y miramos las sombras del suelo,

cautivos de nuestros diálogos internos.

Esteban Pérez Sánchez  2.11.2017

miércoles, 1 de noviembre de 2017

DISCULPE





Disculpe,
no se preocupe, estoy bien, supongo,
¿Ha visto caer las castañas?
Sé que igual esperaba otro tipo de pregunta,
o que otro tipo le preguntara,
pero ya sabe usted que la vida es imprevisible,
es como ese frío que aguardamos
cuando queremos abrir el armario de los abrazos
y elegir uno de ayer o alguno que no hemos estrenado.
Disculpe, no se preocupe, estoy bien, supongo,
Igual echo de menos la lluvia,
cuando no se lleva paraguas y alguien se aferra al otro
y los charcos son un espejo de futuro,
igual echo de menos su sonrisa,
como podría echar de menos la suya cualquier otoño venidero;

ya sabe usted que la vida es imprevisible.


Esteban Pérez Sánchez 1.11.2017

DETENER EL TIEMPO




Te peinaba con los dedos.
Era como querer detener el tiempo
o era más sencillo;

era como querer.

Esteban Pérez Sánchez 1.11.2017


martes, 31 de octubre de 2017

LLUEVE



No salgamos de casa,
llueve,
escucha el rumor del viento,
tan salvaje,
tan frío.

-Dijiste-


Y vi como el sol sonreía.

Esteban Pérez Sánchez  31.10.2017

lunes, 30 de octubre de 2017

FIESTA



Tenías doce noches preparadas
y un racimo de uvas entre el escote,
nada te dije del viento de otoño,
ni de los árboles desnudos de noviembre,
nos servimos unas madrugadas de mares rojos
sabiendo que éramos náufragos de la cordura.
Cuando el tiempo volvió al abismo de los cantiles
todo siguió igual,

menos las uvas.

Esteban Pérez Sánchez  30.10.17

domingo, 29 de octubre de 2017

PAN CALIENTE





Como una sombra de silencio,
callada, áspera, con la fragancia de la bruma
en un rostro imaginado e imperfecto,
el beso de la última luz.
No quería despertarme en ti,
bajaba a las calles de una ciudad de piel,
de una madrugada estatuaria, casi sin formas definidas,
el caminar ausente de los otros,
en cada esquina una nostalgia, un perdón, tal vez,
bostezaba, mientras esperaba que abrieran las puertas,
entre una extraña impaciencia con sabor a levadura y anís.
Tocar el pan caliente era algo parecido a acariciar tu sexo,
a hundir leve mis dedos entre la corteza,
a llevarme tu sabor a los labios,
a olvidarme en el olor de la vida.
Nunca llegaba entero al hogar,
hablo del pan,
hablo de mí,
luego, me envolvía en un holocausto de sabores,
en el horno de las verdades,

intentando que el hambre nos encontrara siempre.

Esteban Pérez Sánchez  29.10.2017

sábado, 28 de octubre de 2017

TIÉNDETE EN ESTE MAÑANA SIN HOY





Tiéndete en este mañana sin hoy
y démonos todos los ayeres.
No tiene sentido buscar más costumbres en los días,
observar la canción mientras no bailamos,
el sabernos la letra del olvido
mientras el tiempo es una herida que golpea la ventana.
Te ordenas el cabello, siempre fue un gesto inédito,
algo parecido a un final de todo y sin embargo
es una leve caricia que rasga lo efímero
y fue tan hermoso siempre, tan caótico, tan humano,
el besar tu cuello, apartando las raíces de los miedos,
sin saber si fue el último hola,
quedarnos preñados del olor del otro,
parir lunas de soledades sin querer saber nada de la noche,
por eso; tiéndete en este mañana sin hoy

y démonos todos los ayeres.

Esteban Pérez Sánchez 

viernes, 27 de octubre de 2017

HABLEMOS DE CIERTAS MUERTES





Como Apache morí varías veces
-según mi madre un Pies Negros-
era una escena crepuscular sin saberlo,
heridas de barro entre dioses auténticos
-entonces lo dioses eran de verdad-
sangre de lluvia envueltas en pétalos de sol,
era tan fácil morir entonces,


ahora, como hombre, cuesta más.




Esteban Pérez Sánchez  27.10.2017

jueves, 26 de octubre de 2017

CAPÍTULOS




Bajo un sol tibio del medio día
las ramas señalaban las páginas de las hojas,
en el suelo estaba su lectura,
los pasos de los capítulos del tiempo,
los remolinos de los niños jugando con la infancia,
la vida en un banco con sus soledades
cerraba los ojos,
se dejaba calentar por los rayos del olvido
entre el silencio de la lluvia,
ni una nube de memoria agazapada entre los tejados,

sólo la luz, como un gato arañando la verdad.


Esteban Pérez Sánchez 

miércoles, 25 de octubre de 2017

NADA NECESITO




Nada necesito,
ni ver tus ojos,
ni buscar tus labios abrazado a tu espalda,
ni oler tu piel de lluvia
o decir te amo;


ya aprendí a mentir.



Esteban Pérez Sánchez  25.10.2017 

martes, 24 de octubre de 2017

LA ORQUESTA








Nos decían que eran tambores,
todos sentados alrededor de la misma mesa,
a mi hermano pequeño le gustaban las trompetas
y sonreía,
mi padre decía que era un saxo
con un tono molesto,
no había violines.
La noche se iluminaba,
nuestra madre nos hablaba de los fuegos artificiales,
sonaban timbales graves
y los tambores cada vez más cerca, más cerca.
Cenábamos,
casi en silencio,
escuchando,
escuchándonos,
cada noche faltaba uno de nosotros en la mesa,
mi padre nos decía que estaban con la orquesta.

Esteban Pérez Sánchez   24.10.2017 


lunes, 23 de octubre de 2017

MEJOR BAILA




No te escuches,
son demasiadas canciones;
mejor baila.
Metes las manos en el bolsillo,
no dices jodido otoño,
ni escupes una mala palabra,
ves pasar a la gente a tu lado,
no piensas que son hojas,
la hojarasca en un semáforo y el viento en rojo,
ni se te ocurre pensar en la puta vida,
sonríes como un estúpido a nadie,
ni a ti mismo,
¿Cuándo fue la última vez que lloraste?
Miras las nubes,
son los charcos del cielo
y te pierdes dos abrigos de visón y un porsche,
prefieres a la chica de la bici.
Para qué morir hoy si no hay nada que hacer
y piensas en eso;
no te escuches,
son demasiadas canciones;
mejor baila.

Esteban Pérez Sánchez 23.10.2017




domingo, 22 de octubre de 2017

COMO HOJAS EN BLANCO




No quiero hablar de mis vacíos
-decían tus silencios-
escondíamos la tragedia entre las sonrisas,
era comer abrazos para el hambre del alma.

No quiero gritar
-decían mis silencios-
era un ámame mientras pasas la página,
las entrelíneas de un libro ya leído
sobre el atril de la piel.

Un día descubrimos
que estábamos llenos de palabras
y la biblioteca ocupada por libros con las hojas en blanco

Esteban Pérez Sánchez  22.10.2017

sábado, 21 de octubre de 2017

YA ERA SILENCIO




Ya era silencio,
un extraño entre la sombra de tus parajes;
que te quito lunas, que te quito albas,
que te dejo un eco que no existe,
que azul no quiero, que quiero agua malva y sol;
pero ya era silencio,
un extraño envuelto en la luz de tu pasado.

Ya era tiempo,
alguien que conocía el rostro de la vida
y sin embargo quería más días,
y sin embargo quería no acostumbrarme a unos labios
y sin embargo quería.


Ya era silencio,
el azar de todos los miedos,
sin la magia de un destino;
que no quiero quedarme en mí,
que solo la muerte es piedra,
que todo es un reloj varado sin mañana;
pero ya era tarde,

siempre se sabe cuando te descubres con las manos vacías.

Esteban Pérez Sánchez  21.10.2017